Spot of the Week – Canadá

¿Qué hacer en Canadá?

Canadá tiene fama mundial por los increíbles paisajes naturales que engalanan su basto territorio en todos sus puntos cardinales, con tierras de contrastes sutiles y caídas de agua majestuosas. Cantidades crecientes de turistas visitan el país del norte cada año. Por ello, presentamos una selección de diez de las maravillas naturales que no deberías dejar de conocer en Canadá. Un regocijo para todos los sentidos.

1. sentirse pequeño frente a las cataratas del Niágara
“Niagara Falls” es un conjunto de tres caídas de agua que unen las fronteras americana y canadiense. No están muy altas (57 metros) sino muy fuertes lo que hace de ellas las más conocidas y visitadas del mundo. También representan una fuente de energía hidráulica muy importante. Después de una crucera tradicional en barco a los pies de las caídas, podrás pasearse antes de las caídas y descubrir pequeños caminos muy agradables para montar en bicicleta.

2. Subir a la cima de la “CN Tower” en Toronto
Esta torra también se llama “Torre Oficial de Canadá“. Se eleva a 447 metros y es el símbolo de la ciudad de Toronto. Fue construida para permitir una difusión más alta de las ondas de la radio. Así es el tercero edificio más grande del mundo. Se puede acceder a la plataforma más alta con ascensores en cristal. Allí se puede admirar una vista panorámica sobre la ciudad y el suelo gracias a un suelo de cristal. ¡Se corta el respiro!

3. Irse de pesca en el lago Ontario
Ubicado al Este del país, este lago es un lugar perfecto para los apasionados de pesca. Los osos ya lo saben ya que van a comer los salmones que viven allí. También es un buen lugar para los enamorados de la naturaleza que pueden pasear y comer a orillas del agua. ¡Una buena idea para escaparse de las ciudades!

4. Ir en la selva con perros de trineo
En el Norte del país, escápate con tu tiro de perros. Cada tiro está compuesto por 6 perros que te harán descubrir paisajes maravillosos. Es una experiencia perfecta para disfrutar del calmo y recargarse de energía en la naturaleza. Las excursiones son muy convivientes y los días se terminan con comida caliente compartida con el grupo. Las salidas se hacen entre diciembre y marzo.

5. De jar su régimen para una “Poutine”
La “poutine” es una comida de Québec compuesta por patatas fritas y cheddar. Se acompaña con una salsa sabor barbacoa que es calda y permite al queso de fundir. Apareció en los años 50 y fue muy consumido en las regiones rurales donde el invierno es muy duro. Es delicioso y no vamos a contar el numero de calorías.

6. Sumergirse en la Historia en el “Canadian Museum of History”
Ubicado en el centro de la ciudad de Ottawa, el Museo de la Historia Canadiense primero ofrece una vista increíble sobre la rivera y los edificios del Parlamente Canadiense. El objetivo del museo es de recopilar, estudiar, proteger y presentar los objetos que testimonian de la Historia humana del Canadá y la diversidad de su población. Fue creado en 1856 y ahora es el museo más visitado del Canadá. Acoge un espacio para las proyecciones 3D y exposiciones temporales muy bonitas como “Nieve” que explica el papel esencial de este elemento en la Historia del país.

7. Ir a conocer los osos en los Parques Nacionales
Los Parques Nacionales de las Rocosas Canadienses son lugares construidos para que los hombres y los osos vivan juntos. Los hombres pueden observar los osos con mucha seguridad en su hábitat natural. También pueden observarlos para asegurar la protección de estos animales. Una parte del parque se puede visitar en coche. Hay muchos cuidadores en todas las partes del parque que garantizan la seguridad de todos y dan explicaciones sobre la vida diaria de los osos. ¡Un paseo muy agradable con familia!

8. Visitar la capital, Ottawa
Ottawa es la capital de Canadá desde 1857. Se encuentra la mayoría de las instituciones canadienses y organismos federales. Allí la temperatura puede cambiar entre +35 y -35 grados Celsius. Una caso inevitable por hacer es visitar el Museo de las Bellas Artes Canadienses que acoge obras de artistas internacionales como Andy Warhol por el arte contemporáneo.

9. Probar los “pancakes” con jarabe de arce
El nombre de estas deliciosas crepes viene del inglés “pan” = sartén y “cake” = dulce. Es una receta típica en América del Norte que a veces se llama “crepes americanas” en Québec. Su origen es germánica. Estas crepas son pequeñas y bastante altas. Se comen por el desayuno, acompañadas con jarabe de arce, huevos y panceta. Bon appétit!

10. Cruzar la frontera y pasar un finde en Nueva York
Solo se toman algunas horas para ir a Nueva York en avión desde las ciudades de Toronto, Ottawa o Montreal. Entonces, es muy fácil disfrutar de tu estancia canadiense para ir a pasar algunos días en la ciudad que nunca duerme. ¡Es el medio perfecto para hacer un intercambio de casas en Nueva York y descubrir unas de las ciudades más importantes de los Estados Unidos!